Vitalba Mosca

Vitalba Mosca, mezzosoprano, obtuvo su título en piano y canto en el Centro di Avviamento al Teatro Lirico, en el Teatro Massimo de Palermo, donde debutó a los 19 años en el estreno mundial de Don Perlimplin, de Vittorio Rieti. En este mismo lugar actuaría más adelante en Manfred, de Byron/Schuman, con el actor Carmelo Bene, y en La favola del figlio cambiato, de G.F. Malipiero. En 1982, como ganadora del Concurso Mattia Battistini de Rieti y del AS.LI.CO. de Milán, fue invitada a participar en la Bienal de Música de Venecia en la ópera Flaminio de Pergolesi. Completó sus estudios en el Young Artist Program del Teatro alla Scala de Milán, donde también estudió con la importante mezzosoprano Giuletta Simionato. En 1988, Mosca fue finalista en la Pavarotti Opera Competition de Filadelfia. Estudió técnica vocal con el maestro Mario Antonietti.

 

Mosca obtuvo un máster en Canción Lírica en Florencia. Su carrera la ha llevado a multitud de teatros por toda Italia: el San Carlo de Nápoles (The Rape of Lucrezia, de Britten; Cavalleria Rusticana, de Mascagni; la Petite Messe Solennelle, de Rossini), el Teatro dell’Opera de Roma (Giulio Cesare, de Haendel), el Carlo Felice de Génova (Rigoletto, de Verdi), el La Scala (Tannhauser, de Wagner; Talgor, de Luciani), el Teatro Comunale de Florencia (La canzone di Fortunio, de Offenbach), además de actuar en solitario de la mano de directores de la talla de P. Bellugi, R. Chailly, G. Kuhn, D. Oren, N. Santi, D. Nazareth, R. Gandolfi y G. Ferro.

 

Mosca ha participado en multitud de festivales, tales como el Festival Internacional de Marlia, en el que actuó como Cherubino en Nozze di Figaro, de Mozart; el Cantiere de Montepulciano, en el que fue Fidalma en Matrimonio Segreto, de Cimarosa; y en el Festival della Valle d’Istria, en Martina Franca, en la edición completa de Sonnambula de Bellini, así como en el primer estreno moderno de Amor vuol sofferenza, de Leonardo Leo. Sus giras de conciertos la han llevado a Alemania, Austria, Suiza, Holanda y Bélgica, con obras como Aida, Nabucco, Rigoletto, Magic Flute y Carmen.

 

En 1996 debutó en Saint Matthew’s Passion, de J.S. Bach en el Oratorio S. Margherita de Venecia; y, más tarde en el mismo año, en Beethoven’s Ninth Symphony con la Filarmónica de Berlín. También en 1996 obtuvo el papel de Meg en Falstaff, de Verdi, en Berna, junto con Bernd Weikl. En 1997 participó en el Festival de San Gimignano en la obra Messa di requiem, de G. Verdi. En 1998, Mosca volvió a aparecer en el Festival de San Gimignano en la ópera de Mahler Kindertotenlieder and Lieder Eines Fahrenden Gesellen, en Rigoletto y en Petit Messe Solennelle, de Rossini. En 1999 interpretó el papel de Amneris en Aida, bajo la dirección de Romano Gandolfi, en Medesano.

 

Sus actuaciones en el año 2000 incluyen Falstaff, de Verdi, y óperas de Wagner (Waltraute en Gotterdammerung) en el Tiroler Festspiele en Erl bajo la dirección del Maestro Gustav Kuhn. Durante la primera mitad de 2001, Mosca participó en varias representaciones de Messa da requiem, de Verdi, incluyendo las de Pekine, con la Orquesta y el Coro del Teatro dell’Opera; en la Radio de Bucarest, en Oslo, dirigida por el Maestro Nello Santi, con la Orquesta y el Coro de la Filarmónica; y en la del Teatro Regio de Turín, con Marco Balderi como director.

 

Mosca fue una excelente Edwige en Guglielmo Tell, de G. Rossini, en el festival de Avenches en 2002, e interpretó con gran éxito el papel de Azucena en Trovatore, de G. Verdi, en Dresde, para la inauguración de la Orquesta Filarmónica de Dresde en 2002, bajo la dirección de Nello Santi. Tras haber sido preparadora junto a Irwin Cage, Mosca ha actuado en multitud de conciertos. Ha grabado Rigoletto para Decca (con Pavarotti y Nucci), Amor vuol sofferenza y La Sonnambula para Nuova Era, así como obras no impresas de Boccherini y Gloria, de Cilea (con Fiorenza Cedolins), para Kicco Classic. Mosca es en la actualidad miembro de la facultad de canto del Conservatorio “Giovanni Battista Martini” de Bolonia.