Stephan Johannes Rieckhoff

 

Nacido en Plochingen (Stuttgart, Alemania) en 1953, Stephan Rieckhoff descubre a muy temprana edad, en el seno de su familia, el placer de “tocar música juntos”. Posteriormente, continuará disfrutando de este placer con las orquestas de su pueblo natal en Alemania.

 

Con un talento musical reconocido desde los 10 años, Stephan se convierte en miembro de la orquesta de su instituto y de la orquesta de cámara de Marburg como Primer Violonchelo.

 

A los 13 y a los 15 años, Stephan participa en concursos para jóvenes músicos en Alemania, y gana dos segundos premios de la Bundesrepublik (Bundes-wettbewerbJugend musiziert) como solista y como parte de un trío con piano.

 

Tras terminar sus estudios en Detmold con André Navarra, y en Friburgo de Brisgovia bajo la tutoría del doctor Christoph Henkel, Stephan absorbe, en diferentes etapas, las enseñanzas de sus maestros: Pierre Fournier, Janos Starker, Alexandre Stein, Werner Thomas – Mifune, etc.

 

A los 23 años se convierte en violonchelista solista de la Südwestdeutsches Kammerorchester Pforzheim bajo la batuta de Paul Angerer.

 

Dos años después, Stephan viaja a Múnich tras ser escogido por Rafael Kubelik para su Symphonieorchester des Bayerischen Rundfunks, en la que permanecerá seis años.

 

Durante este periodo, Stephan conocerá a grandes músicos: Leonard Bernstein (del que recibió una gran influencia), Mstislav Rostropovitch, Giulini, Celibidache, Ozawa, Muti etc., que harán que su pasión por la música y la enseñanza crezcan aún más.

 

En 1984, Stephan se convierte en el primer violonchelista solista de la orquesta de Romandía en Ginebra, Suiza. También tocará con la Bachcollegium München y Südwestdeutsches Kammerorchester Pforzheim entre otras, aparte de, al mismo tiempo, formar parte de varios grupos de música de cámara, en particular el de su hermano Leonhard Rieckhoff, pianista.

 

Su filosofía sobre la música y el violonchelo se puede definir así:

1.- Se debe disfrutar tocando.

2.- Toda técnica debe resultar simple para que la expresión y la escucha puedan desarrollarse sin dificultades.

 

Como profesor, Stephan utiliza:

Improvisación, técnicas de respiración y de canto, el equilibrio del cuerpo y su unificación sin barreras con el instrumento (que el cuerpo y el instrumento sean uno sólo), la soltura con todas las técnicas de música y la concentración de la energía en el lugar adecuado del cuerpo.

 

El desarrollo de la capacidad de trabajo mental que permita la anticipación en cualquier momento y en todos los niveles es para Stephan la clave para alcanzar la perfección.

 

Utilización de su método: que cada paso sea fácil, como si de un fascinante juego se tratase.

 

Su filosofía en pocas palabras: tu instrumento debe ser tu mejor amigo durante toda tu vida.